18 años marcando el camino

Descubre la historia de las ciudades Medievales de Albarracín y Teruel Mudejar. Pinturas Rupestres y Sierra de Albarracín.

Compárte esto con tus amigos:
Categories Navigation Menu

El diseño inadecuado de las luminarias avería el alumbrado del Torico, apagado desde enero. Teruel

Compárte esto con tus amigos:
Una auditoría independiente apunta a la pérdida de la estanqueidad como causa de los repetidos problemas.

Plaza del Torico. Teruel

Las reiteradas averías del alumbrado incrustado en la plaza del Torico desde su reforma, inaugurada en diciembre de 2007 tras una inversión de 6 millones de euros, se deben a problemas derivados del diseño de las luminarias, según se desprende de la auditoría independiente encargada por todas las empresas implicadas a la consultora vasca Tecnalia. Las primeras conclusiones del informe, presentadas a todas las partes afectadas a principios de marzo, apuntan a problemas de estanqueidad de las lámparas como motivo fundamental del deficiente funcionamiento del alumbrado incrustado, la principal novedad de la plaza y también su elemento más costoso.

Tecnalia trasladó, en una reunión celebrada en Bilbao, un primer borrador de su informe a representantes de todas las empresas implicadas y de la DGA. Aunque el documento definitivo está todavía por cerrar, la consultora explicó que la unión entre la tapa de cristal de las luminarias y la caja metálica que contiene sus componentes electrónicos, sellada con silicona, deja pasar aire con el tiempo y, sobre todo, debido a las labores de limpieza de la plaza. Posteriormente, el vapor contenido en aire se condensa en el interior de la lámpara averiándola.
 
Sistema complejo
 
Además, el informe alerta de que la complejidad de las luminarias y el elevado número de componentes incluido en cada lámpara -que utilizan la tecnología ‘led’, de bajo consumo- dificultan el correcto funcionamiento. La avería de una sola pieza descompensa todo el sistema y provoca deficiencias en la iluminación, que pasan por coloraciones discordantes, irisadas, parpadeos o por el apagado. Otro problema deriva de la pérdida del aislamiento en la conexión de la luminaria con la red de suministro eléctrico, que discurre bajo el pavimento.

El encargo del informe a Tecnalia se decidió tras la reiteración de las averías en el alumbrado incrustado tras la sustitución durante el año pasado de las 1.400 luces de la plaza por un modelo mejorado y probado en laboratorio. A los pocos meses de la renovación integral de las luces, 84 unidades -un 6%- estaban averiadas. El alumbrado incrustado en el pavimento permanece apagadas desde el pasado mes de enero a la espera del diagnóstico sobre el problema y de una solución definitiva.

Una portavoz de la Consejería de Política Territorial -que financió la renovación de la plaza- señaló que la DGA exige que el alumbrado de la plaza del Torico funcione «al 100%» sin ningún coste extra para el Gobierno aragonés. La misma fuente añadió que el estudio de Tecnalia incorporará, además de un dictamen sobre la causa de los problemas, un apartado no previsto inicialmente con propuestas de solución para acabar con las averías «definitivamente».
Coste cero
Desde la Consejería de Política Territorial reconocen que la pérdida de la «estanqueidad» del alumbrado del suelo causa los problemas de funcionamiento. Consideran, no obstante, que la auditoria no detecta ningún problema «estructural», con lo que los contratiempos registrados tendrán «una solución viable».

El Gobierno aragonés realiza «un seguimiento muy exhaustivo» de los problemas y de sus posibles soluciones, que «deberán tener coste cero para la Administración». La reforma de la plaza del Torico fue diseñada por el gabinete barcelonés b720, coautor con David Chipperfield de la premiada reforma del paseo del Óvalo, y fue ejecutada por la empresa Acciona. Artecluminotecnia se encargó de diseñar el alumbrado y Lighled -empresa posteriormente absorbida por Simón- fabricó las luminarias incrustadas. El fabricante creó un modelo específico para este proyecto bautizado como Teruel y que tiene un coste de 800 euros por unidad.

Desde la entrada en servicio del alumbrado, en diciembre de 2007, las averías de la iluminación incrustada han sido continuas. A pesar de las mejoras introducidas en el diseño de las lámparas y de la renovación total de las 1.400 luces en 2010 los problemas continúan.

Fuente: Heraldo

Fecha: 15/03/2011