978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

Viaje por esta provincia de la España vacía con muchas paradas en senderos, pueblos, museos y propuestas de turismo activo. Un destino tan bello como poco conocido

Samper de Calanda

El río Martín, afluente del Ebro, lleva a Samper de Calanda, pueblo arrimado a su vega, con una imponente iglesia y un trazado medieval de conservada arquitectura popular, como el barrio de los Alamines. Buscando el agua milagrosa de la ermita de Santa Quiteria asoma la vía verde del Val de Zafán, uniendo Aragón y Tortosa. A pie, el barranco de Valdoria, uno de los rincones más singulares de la cordillera Ibérica.

Pistas. Dormir: El Molino del Castillo (casaelmolinoalbalate.com). Comer: Bar la Taberna y Restaurante Avenida (restauranteavenida.es). En Albalate del Arzobispo. Turismo y Aventura en Teruel: Karalom (karalom.com).

Valderrobres
Valderrobres – Fabián Simón

En la comarca del Matarraña

Desde Fórneles al espectacular Valderrobres, no hay pueblo del Matarraña sin encanto. Entre uno y otro los olivos, viñedos y almendros se escalonan por las lomas dando productos ecológicos como los vinos y aceites Tel-lúric (demeterdetastavins.com) o el artesano vino espumoso Bayod Borrás (bayodborras.com), una magia de burbujas surgida de una vieja receta familiar. Para sentir el paisaje hay que danzar en la popular ermita de Montserrate, siguiendo los pasos de Ana Omella para conectar con las esencias de la tierra, o recorrer las panorámicas sendas de los Puertos de Beceite.

Pistas. Dormir: Hotel El Castell (hotel-elcastell.es), en Valderrobres, y La Fábrica de Solfa (fabricadesolfa.com), en Beceite. Comer: La Alquería (lalqueria.net) Ráfales. Con quién: Taxi tour Matarranya (taximatarranya.com), Ana Omella (@anaomella) y Senda (websenda.com).

Vistas de Alcañiz
Vistas de Alcañiz – Paradores

El camino del frío

Alcañiz destaca en el Bajo Aragón por el castillo y sus extraordinarias pinturas murales, de los siglos XIII y XIV, y por aumentar su población, rareza en la provincia. La puerta de entrada a Belmonte de San José desvela un pueblo de cuento que, con su enorme nevera restaurada -de las más grandes de Aragón- se suma a una de las rutas más peculiares de Europa, la de las Bóvedas del frío, Bien de Interés Cultural. Las neveras son construcciones del XVI y XVII diseñadas para almacenar la nieve.

Pistas. Dormir: Casa El Gaiter (casaruralelgaiter.com) Aguaviva. Comer: Bar La Lola (bar-lalola-bar.negocio.site) Alcañiz.

Monasterio de El Olivar
Monasterio de El Olivar – PMRMaeyaert / CC

Sierra de Arcos

Ascender hasta la iglesia de Alloza es abarcar la sierra de Arcos, elevación caliza a cuyo abrigo se esconden las huellas de los pobladores prehistóricos en el parque cultural del Río Martín. En sus viejas rocas espera también una aventura minera del lignito ante la memoria viva del museo Mwinas, Museo Minero de Andorra (museomineroandorra.com). Las viejas eras del bonito pueblo de Crivillén o probar las propiedades de las aguas mineromedicinales del río Martín en el balneario de Ariño invitan a parar antes de admirar el cielo nocturno sobre el monasterio de El Olivar, extraordinario alojamiento Starlight a ritmo monacal.

Pistas. Dormir: Monasterio de El Olivar (monasterioelolivar.com) Estercuel. Comer: La Ojinegra (laojinegra.com) Alloza.

Silencio, la carretera de moda

La carretera A-1702 es ‘slow travel’ porque en 63 kilómetros es La Ruta del Silencio, con un panorama extraordinario del Maestrazgo. Ante la imponencia rocosa de los Órganos de Montoro entramos en un histórico territorio fronterizo aragonés, como muestran sus masías fortificadas o pueblos en un promontorio como Villarluengo. Por su entorno merece la pena acercarse hasta Pitarque, admirar el conjunto Histórico Artístico de Cantavieja o explorar la magia rural de Fortanete. Un baño de bosque entre pinos favorece una auténtica inmersión rural.

Pistas. Dormir: Masía El Cabrero (masiaelcabrero.com), en Villarroya de los Pinares. Comer: Restaurante 4 Vientos (4vientoscantavieja.com) Cantavieja. Con quién: Tguio (tguio.es).

Tarde de invierno en el Parque Geológico Aliaga España
Tarde de invierno en el Parque Geológico Aliaga España – Parque Geológico Aliaga España

Las huellas más antiguas

El primer geoparque español, el Parque Geológico de Aliaga, es de los parajes naturales más llamativos pues guarda la historia del planeta desde hace 200 millones de años. Un paisaje donde se asienta Aliaga o se levanta la imponencia fortificada de la iglesia de Montalbán. La aventura está servida al viajar bajo tierra en la auténtica mina del museo Escucha (museomineroescucha.es).

Pistas. Dormir: La Parra de Aliaga (hotellaparradealiaga.es) Aliaga. Comer: Hotel Don Cosme (hoteldoncosmemontalban-es) Montalbán. Con quién: Parque Geológico Aliaga (aytoaliaga.com/parque-geologico)

De safari por la sabana de Teruel

En El Pobo espera un safari por la sabana del Turoliense, cuando los dinosaurios vivían hace 8 millones de años en un lago que hoy es paisaje rocoso. Sus huellas y esculturas a tamaño natural son un paseo paleontológico de impresión. La cría de ovejas y el comercio de lana marcaron el esplendor urbano de Camarillas. Así como los longevos chopos cabeceros que señalan las orillas de ríos como el Alfambra. Al lado, el sendero GR 199, recién inaugurado.

Pistas. Dormir: Casa Rural La Yedra (la-yedra.com). Comer: Restaurante bar de El Pobo. Con quién: Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra (parquechopocabecero.com).

Mora de Rubielos
Mora de Rubielos

Donde crece el oro negro

En las sierras de Gúdar Javalambre hay pueblos entre los más bonitos como Rubielos de Mora y Mora de Rubielos, con notable castillo. Pequeños y coquetos, como Cabra de Mora, con una espectacular iglesia barroca y su Escala Santa, réplica de la de San Juan de Letrán, en Roma, que, como aquella, granjea la indulgencia. Admirar sus encinas es descubrir un codiciado fruto, la trufa de sus raíces. Es un pionero paraíso Starlight alcanzable tomando las aguas del balneario de Manzanera.

Pistas. Dormir: Casa Silencio (@casa_silencio), en Cabra de Mora. Comer: Hotel Los Leones (losleones.info), en Rubielos de Mora. Con quién: Balneario El Paraíso (balneariomanzanera.com).

Albarracín
Albarracín – Pierre-Philippe MARCOU / AFP

Un alto en la ciudad rosa

Espectacular es el casco urbano de Albarracín y su muralla, pero también el desconocido acueducto romano que, con túneles en la roca, llega a Gea de Albarracín. Por su sierra serpentean las sendas del curso alto del Cabriel y Tajo, mientras observamos la fauna de los montes Universales o contemplamos algunas de las más espectaculares pinturas rupestres del arco levantino. Se puede practicar escalada en bloque o búlder en las rojizas areniscas de la sierra de Albarracín.

Pistas. Dormir: Hotel Albarracín (hotelalbarracinteruel.com), en Albarracín. Comer: Mesón El Alto Tajo, Frías de Albarracín, Casa de comidas Alizia (alizia.eu) Albarracín. Con quién: Parque de fauna Sierra de Albarracín (albarracinturismo.com).

En tierra de grullas y azafrán

Cuando llega el frío, la tierra en la vega del río Jiloca huele a azafrán, pues se recoge su flor. Su aroma se respira en Monreal del Campo. El viento trae el trompeteo inconfundible de las grullas en migración que, en la laguna de Gallocanta, descansan o invernan. En el camino un paisaje de película surge en el poblado minero de Ojos Negros. Y aún más, el castillo de Peracense, escenario de Juego de Tronos, que destaca entre las fortalezas más extraordinarias del país.

Pistas. Dormir: Hotel Mirador El Silo (miradorelsilo.com ), en Bello. Comer: El Molino (hotelmolinomonreal.com ), en Monreal del Campo. Con quién: Centro de Interpretación de la Reserval Natural Dirigida de la Laguna de Gallocanta (978 73 40 31).

Noticia y Fotos: ABC