978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

Cutanda se quitó este sábado la espina y recreó la batalla que tuvo lugar en la localidad hace 900 años, aunque lo tuvo que hacer en la “intimidad” por el estado de alarma, solo con la gente de esta pedanía de Calamocha, guardando las distancias y con mascarillas. No hubo ni invitados ni público, salvo algunos del pueblo, pero pudo verse en streaming a través de las redes sociales de la Asociación Batalla de Cutanda.

De no haber irrumpido en nuestras vidas el Covid-19 hace tres meses, este fin de semana Cutanda se habría llenado de actos conmemorativos y de público para celebrar el 900 aniversario de la batalla que lleva el nombre del término entre los ejércitos cristianos y almorávides el 17 de junio del año 1120.

En el choque bélico participaron hasta 12.000 jinetes solo por parte del bando cristiano, cuentan algunas fuentes. Estuvieron apoyados por tropas procedentes de Francia, y del lado almorávide acudieron también combatientes de la actual Mauritania.

Los vecinos de la pedanía calamochina habían preparado con especial esmero la recreación de este año con un programa muy amplio y variado al tratarse del 900 aniversario, pero la declaración de la pandemia dio al traste con los actos y se han celebrado algunos de forma virtual en la página web de la Asociación Batalla de Cutanda, pero la recreación del gran choque bélico los vecinos querían hacerla presencial aunque fuese con poca gente.

Se hizo ayer a las seis y media de la tarde y según se pudo ver en la retransmisión en streaming de la asociación, participaron únicamente 27 personas para garantizar la seguridad sanitaria. “Todos llevaban mascarillas y se han mantenido las distancias”, contó la alcaldesa pedánea y vicepresidenta de la asociación, Tamara López, porque el combate siempre se hace más cuerpo a cuerpo.

Ni se convocó a público ni se invitó a otros grupos recreacionistas para mantener las medidas de seguridad sanitaria a que obliga el estado de alarma. Se hizo en la intimidad, con la participación exclusiva de los cutandinos. El resto de los actos se están haciendo de manera virtual a través de las grabaciones que tienen de otros años o con vídeos que han hecho para esta edición, pero la recreación de la batalla no se la querían perder tratándose del 900 aniversario.

Acto simbólico

“Esto era para quitarnos la espinilla y ponernos el traje”, dijo López, quien calificó el acto de “simbólico” y realizado exclusivamente por quienes viven en la localidad. De hecho, como la mayoría de los vecinos se visten de almorávides, al final varios de ellos se tuvieron que quitar los turbantes y ponerse cascos de cristianos para poder equilibrar un poco las fuerzas.

El estado de alarma por la pandemia ha impedido celebrar el aniversario como hubieran querido, pero la asociación ya piensa en la próxima edición, en poder hacer en 2021 todo lo que no se ha podido hacer en esta ocasión, e incluso en realizar en los próximos meses algunos de los actos que había programados para estos días.

Entre esas novedades este año se iban a hacer las arengas de Ibrahim ibn Yusuf y de Alfonso I a sus tropas, además del camino de los almorávides que realizaron los musulmanes en su marcha, y que se han exhibido a través de vídeos por la web.

López destacó la implicación de los vecinos y los miembros de la asociación, que han participado con recetas que pueden verse también en vídeo, o de los ponentes que han colgado conferencias.

Noticia y Foto: Diario de Teruel