El proyecto cinematográfico La Barraca de Cine convoca a todos los pueblos y pequeños municipios españoles a participar en la primera edición del Festival Itinerante del Confinamiento (FICOP), un proyecto pionero para incentivar la creación desde el ámbito del séptimo arte y también para registrar un archivo audiovisual del confinamiento de estas localidades durante la crisis sanitaria del Covid-19.

El festival pretende promover la cultura audiovisual a través de actividades en casa, dar visibilidad al talento audiovisual en el ámbito rural y además crear un interesante archivo, que explica José Ángel Guimerá, que junto a Patricia Roda forma la delegación de La Barraca de Cine en Aragón. “Todos esos cortos nos permitirán hacer una recopilación de archivos audiovisuales de los territorios menos poblados, para  dar visibilidad a las situaciones vividas en los hogares de estos lugares”. La Barraca de Cine a través de FICOP creará un archivo audiovisual del confinamiento en los pueblos de valor histórico y socio cultural, “que nos permitirá conocer y dar a conocer cómo se ha vivido la pandemia desde los pueblos”.

La administración deberá preinscribirse en el certamen para que puedan participar los cortometrajes, preferentemente los Ayuntamientos, aunque también podrán hacerlo las comarcas e incluso la provincia en los casos, como Teruel, en los que las localidades sean demasiado pequeñas como para que cada localidad tenga su proceso de elección de finalistas.

La temática será libre dentro del contexto de la cuarentena, y podrá manifestarse en cualquiera de los géneros cinematográficos, como la comedia, el drama o el documental. Durante el cortometraje se deberá mencionar obligatoriamente el nombre del pueblo del autor, de un plato de su gastronomía o una palabra que sea típica del lugar. El jurado también valorará especialmente la creatividad y la imaginación a la hora de crear la banda sonora del cortometraje.

Los cortos deberán tener un mínimo de duración de 40 segundos y un máximo de cinco minutos, podrán ser en en cualquier idioma del estado de España o en  Lengua de Signos Española y deberán incluir un título y también un cartel, que puede ser desde un dibujo infantil hasta un diseño por ordenador, y en el que lo más importante será la originalidad.

Los participantes deberán subir el cortometraje a la plataforma Movibeta y formalizar la inscripción antes del 30 de junio. Las bases completas y cualquier tipo de información sobre el concurso o el funcionamiento de la plataforma Movibeta puede ser consultado en www.labarracadecine.com o en el correo electrónico [email protected]

cine.com. La organización hace un especial llamamiento a la comunidad sorda a participar en el certamen, ya que todas sus actividades son inclusivas y accesibles, principio que se mantendrá en el FICOP.

El Jurado estará formado por expertos de gran reconocimiento en el mundo del cine, como la directora Helena Taberna, el director Fernando Colomo , la actriz Celia de Molina, los actores Emilio Linder, Vladimir Cruz y Carlos Manuel Vázquez, la compositora musical Eva Gancedo, Goya a Mejor banda Sonora por la película, La Buena Estrella, y la jovencísima actriz Carla Chiorazzo, protagonista de Los Lunnis, que con el inestimable apoyo del Ratoncito Pérez, elegirán el mejor cortometraje infantil de cada población.

Además de Mejor Cortometraje Infantil, el jurado valorará los cortometrajes representados en las siguientes categorías: Mejor Cortometraje, Mejor cortometraje en Lengua de Signos, Mejor interpretación, Mejor guion, Mejor vestuario, Mejor decorado, Mejor banda sonora y Premio Especial del público.

Los cortos finalistas en cada pueblo se mostrarán en una plataforma online de acceso público, que será difundida por La Barraca de Cine. Los ganadores se anunciarán posteriormente en la plataforma y redes del colectivo.

Los ganadores, que se conocerán a mediados de julio, optarán a varios premios, entre los que se incluyen que la población de la que provengan disfrute de un fin de semana con proyecciones y actividades de cine para todas la edades organizadas por La Barraca de Cine.

Un proyecto de cine

La Barraca de Cine es un espacio de cine móvil itinerante que nació de la necesidad de llevar el cine a las zonas más despobladas, ya que en muchos de los casos no disponen de un espacio público capaz de acoger proyecciones de cine en gran formato. Sus dos creadoras, Patricia de Luna e Iratxe Quintana, explicaron que “el objetivo de FICOP es hacer una apuesta por el cine y la cultura como estrategia por la inclusión, la diversidad y fomentar la participación ciudadana en todo el ecosistema cultural. Este proyecto supone una aportación importante para la dinamización y revitalización de nuestra actividad cultural tras el golpe sufrido en el sector cinematográfico por la crisis del coronavirus”.

Este año tenía previsto entrar en funcionamiento llevando, bajo demanda, películas de cine de gran calidad para ser proyectadas en los pueblos que lo solicitaran, en una pantalla instalada por La Barraca de Cine en las calles del pueblo, en verano o primavera, y en el propio interior de la caja del camión, especialmente construida para ello, en invierno. “Es algo parecido a lo que hace el Cine Maravillas, que se lleva el cine a los pueblos, recuperando el espíritu de La Barraca de teatro. Esa iniciativa se quería comenzar desde la ciudad, pero por desgracia este año se ha tropezado con la crisis sanitaria del Covid-19 y ha tenido que reinventarse a través del FICOP”, explica Guimerá.

Noticia y Foto: Diario de Teruel