978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

El número de visitantes que llega a Teruel está incrementándose año tras año, como muestra los datos de los recursos turísticos de la ciudad, pero también lo hace la oferta de plazas en alojamientos turísticos. Una oferta cada vez más diversificada, que entre el año 2009 y el año 2017 ha supuesto un incremento del 46,35%, pasando de 1.685 en el año 2009, en plena crisis económica, a 2.466 en 2017, según datos de estudios previos que desde la  Oficina del Plan General de Ordenación Urbana, dependiente del Ayuntamiento de Teruel, se están redactando para la revisión y adecuación del actual plan.

En número de alojamientos ha pasado de 77 hace una década, de los que 28 eran hoteles, hostales y similares, a 179 en 2017. Hay que tener en cuenta que las viviendas de uso turístico se comenzaron a contabilizar en el año 2016 tras la entrada en vigor en 2015 del decreto del Gobierno de Aragón que las regulaba y que las diferencia de los apartamentos turísticos, que tienen que estar en bloque o conjunto. En 2016 se contabilizaron 21 establecimientos de estas características, lo que supone 107 plazas y en 2017 ya eran 39 que reúne 212 plazas.

Esta diversificación de la oferta se traduce en un mayor reparto porcentual de las plazas ofertadas. Así, de las 1.685 que había en 2009, un 89,8% (1.513) se distribuían entre los 28 hoteles y hostales de Teruel y solo el 10,29% correspondía a apartamentos turísticos, que ofertaban 172 plazas en 49 apartamentos.

La foto fija ha cambiado mucho casi una década después. En 2017 había 30 hoteles y hostales que representaban el 16,8% de la oferta frente al 36,4% que suponía en 2009. El número de plazas se ha incrementado en 300, pero si hace diez años representaba el 89,8% de la oferta ahora ha pasado a ser del 73,5%.

En 2010 comenzaron a registrarse las primeras viviendas de turismo rural dentro del municipio de Teruel. Aquel año fueron dos establecimientos que sumaban 18 plazas y en 2017 ya eran 10 con un total de 73 plazas.

En este mismo periodo de tiempo se duplicó el número de apartamentos turísticos pasando de 49 en 2009 a 100 hace dos años. El número de plazas también se ha duplicado pasando de 172 a 368.

La ciudad se ha adaptado así a las nuevas tendencias y a los gustos de los actuales viajeros, muchos de ellos familias que vienen a Teruel atraídos por Dinópolis y por el patrimonio mudéjar o los Amantes, que prefieren alojarse en apartamentos o viviendas.

Así, el número de plazas de viviendas de uso turístico representa el 8,6%, los apartamentos turísticos el 14.9%, las viviendas de turismo rural el 3% y las de hoteles y hostales el 73,5%.

La asignatura pendiente en la capital turolense ha sido la de campings y áreas de acampada con ninguna plaza ni establecimiento registrado en el municipio turolense.

Comparativa

Los estudios previos del PGOU hacen una comparativa con los municipios de Albarracín y Alcañiz, donde se observa que por tipo de alojamientos, la oferta de apartamentos turísticos es mayor en Teruel capital que en las otras dos ciudades, mientras que las viviendas de uso turístico han proliferado en mayor medida en Alcañiz y los hoteles, hostales y similares son mayoritarios en Albarracín.

La oferta de plazas en este último tipo de alojamientos, sin embargo, es mayor en Teruel, seguido de Albarracín. En Alcañiz llama la atención que la oferta de plazas en hoteles y hostales es parecida aunque algo superior a la de campings y áreas de acampada registrada, unas plazas que no existen en Teruel ciudad.

Estos datos forman parte delos estudios previos, realizados desde la Oficina del PGOU y que recogen un análisis de la situación actual de la ciudad en aspectos como el turismo, la vivienda, el crecimiento de la población, los accesos o las comunicaciones, entre otros aspectos. El documento, que fue explicado por los técnicos y entregado a los diferentes grupos políticos servirá para iniciar el debate sobre el nuevo PGOU al inicio de la próxima legislatura.

Noticia y Foto: Diario de Teruel