978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

La Fundación Lares, a través de Cruz Blanca, informó este lunes de que la residencia de Gea de Albarracín ya está preparada y con el personal contratado para empezar a acoger pacientes con coronavirus que no necesitan hospitalización, uno de los recursos que ha puesto en marcha el Gobierno de Aragón para el control y la mejor atención de las personas mayores que viven en geriátricos. Pero para poder hacerlo les faltan todavía los equipos de protección individual para garantizar la seguridad de sus trabajadores.

El presidente de Fundación Lares y Cruz Blanca, Juan Vela, visitó las instalaciones de Gea, que tiene capacidad para 50 personas, junto con una quincena de auxiliares que ya están contratados.

Desde Fundación Lares se especificó que las instalaciones están preparadas con la calefacción y el resto de servicios listos y que todo el personal que depende de ellos: técnicos de cuidados auxiliares de enfermería, gerocultores y los destinados a cocina y limpieza ya están contratados y “muy ilusionados y con ganas de empezar”.

Por ello, la entidad confió en que el material llegue lo antes posible porque este es un problema que lleva semanas afectando a toda España. Lares consideró imprescindible

La residencia de Gea de Albarracín es uno de los cinco centros que el Gobierno de Aragón, en el marco del protocolo que han establecido los departamentos de Sanidad y Ciudadanía, esta poniendo, ha puesto en marcha para acoger ancianos de residencias de mayores que hayan dado positivo en Covid-19 o sean sospechosos de estar contagiados y no requieran hospitalización.

Estos recursos acogerán también a aquellos mayores que hayan estado ingresados y les den en alta para que no regresen a sus respectivas residencias hasta que pasen 14 días sin síntomas y den negativo en la prueba PCR.

Alfambra

En Teruel son dos los centros. Además del de Gea que se confía en poder poner en marcha a lo largo de esta semana, el pasado domingo ya comenzó a funcionar la de Alfambra, que tiene 80 plazas y el lunes estaba previsto que hubiera ya 12 personas.

El gerente del Salud en los sectores de Teruel y Alcañiz, José Ignacio Escuín, destacó la importancia de este recurso para prevenir los contagios en los geriátricos y evitar también que se saturen los hospitales.

Noticia y Foto: Diario de Teruel