978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

Un total de 112.112 personas han recorrido los castillos de la provincia de Teruel en el año 2021, lo que supone un incremento del 62% con respecto al ejercicio 2020 –cuando hubo 68.948 visitas– pero todavía un 19% por debajo de las cifras previas a la pandemia, ya que en 2019 se rozaron los 140.000 turistas.

Los gerentes de los castillos provinciales hacen un balance muy positivo de los visitantes registrados durante el ejercicio 2021. Así, algunos de ellos superaron o prácticamente igualaron el número de visitantes del año 2019, previo a la pandemia, como Peracense, Albalate del Arzobispo, Puertomingalvo o la muralla de Teruel.

En otros las cifras se quedaron lejos de las alcanzadas antes de la covid, pero sí hubo un aumento sustancial en los meses en los que hubo libertad de movilidad y el bajón lo achacan a los cierres de la Comunidad Autónoma durante momentos clave. Hay que recordar que el año pasado se decretaron cierres perimetrales en Aragón en Semana Santa y la mayor parte de los monumentos turolenses se nutren de visitantes procedentes de Cataluña y de la Comunidad Valenciana.

Los castillos de Teruel registraron un incremento continuo desde el año 2016 al 2019, y en esos años incrementó en casi 40.000 la cifra de usuarios –de 101609 a 139.550–. Sin embargo, la pandemia supuso una caída media del 50,5% en 2020 mientras que el pasado 2021 se caracterizó por ser el de la recuperación. Las estadísticas elaboradas solo incluyen las nueve fortalezas y recintos fortificados turolenses que cobran entrada.

El monumento defensivo que más visitas registró en el año 2021 fue el de Valderrobres, con un total de 34.922, solo un 4,8% por debajo de los 36.713 de 2019. Se da la circunstancia de que el pasado año la fortaleza reabrió gran parte de sus dependencias tras una rehabilitación integral.

Le sigue el castillo de Mora de Rubielos, en la comarca de Gúdar-Javalambre, con 31.174 turistas, un 52% por encima de los 20.500 registrados en 2020 pero todavía un 28% por debajo de los 43.325 registrados en el año previo a la pandemia.

En tercer lugar está el castillo de Peracense, que el pasado 2021 batió su propio récord al recibir 23.441 turistas, una cifra sensiblemente superior a los 23.155 de 2019 pero que constata el incremento imparable de esta fortaleza. Hay que tener en cuenta que este monumento se nutre principalmente de los turistas zaragozanos, que sí pudieron llegar en los meses de abril y mayo.

En la muralla de Teruel el incremento ha sido considerable con respecto a 2020 e incluso tomando como referencia el año 2019. El pasado ejercicio hubo 12.399 visitantes, un 26% más que en el año previo a la pandemia y un 84% por encima de los 6.74 registrados durante 2020.

Un crecimiento de mayor calibre se registró en el castillo de Albalate del Arzobispo, que lo recorrieron 1.063 personas, un 160% más que en 2019 –cuando hubo 408 visitantes– y un 281 por encima de las visitas contabilizadas en 2020. El guía turístico de Albalate, Alfredo Martínez Tirao, especifica que esa cifra corresponde a los visitantes propiamente dichos y que al castillo también accedieron 800 personas durante el verano cultural y más de 650 para las actuaciones del Festival de los Castillos. “Es un gran aumento, llevamos una buena progresión” asegura. Achaca el incremento a la apuesta del Ayuntamiento por la contratación de un guía para las visitas y a la promoción en redes sociales, donde se están “sacando a la luz todos los descubrimientos documentales y arqueológicos”, indica.

En el castillo de Alcañiz hubo en 2021 3.283 visitantes, un 10% más que durante 2020. Se trata de una cifra aún muy alejada de los 12.285 que se registraron antes de la pandemia. En este 2021 fue agosto el mes en el que más visitantes accedieron, con un total de 882, seguido de octubre con 497.

Precisamente octubre fue muy bueno en general en todas las fortalezas de la provincia de Teruel y también en otros lugares, como Mora de Rubielos, fue el mejor mes tras agosto. Así, en el castillo de los Fernández de Heredia hubo 7.900 turistas en agosto y 5.773 en el mes de octubre. Entre ambos meses sumaron casi el 44% del total anual.

El castillo de Mora de Rubielos permaneció abierto durante todos los meses del año, pero la realidad es que en enero y febrero apenas un centenar de personas se acercaron hasta él. Tampoco fue buena la Semana Santa, puesto que el cierre de las Comunidades Autónomas impidió la llegada de sus principales clientes, que son los valencianos.

En Puertomingalvo se igualaron en 2021 las cifras de 2019, con 2.700 turistas en ambos ejercicios, y un 30% por encima de 2020, el año más duro de la pandemia.

Pocas inversiones

El alcade de Mora de Rubielos, Arquímedes Ríos, lamenta que el gran volumen de visitantes que registran cada año en el recinto amurallado no va en sintonía con las inversiones realizadas en él y detalla que las últimas actuaciones se llevaron a cabo entre los años 2002, 2003 y 2004, con una inversión de 450.000 euros distribuidos en tres anualidades. Manifiesta que, al tratarse de una fortaleza de titularidad municipal, el Ayuntamiento debe costear un 20% de la inversión al solicitar ayudas a través del 1,5% Cultural del Gobierno de España, algo que les resulta inviable cuando el proyecto que manejan está por encimad el millón de euros.

Unos visitantes, el pasado verano, en las cubiertas del castillo de Valderrobres

Arquímedes Ríos indica que todavía hay muchas zonas del castillo para rehabilitar. Así, relata que no hay acceso a ninguna de las torres ni a la terraza y que todavía quedan cuatro salas por acondicionar, además de la antigua cocina. “Es un castillo que la parte que se ha rehabilitado está muy bien, pero todavía nos queda mucho por hacer”, dice. Lamenta que se trata de la fortaleza “más grande de Aragón, pero como está en el sur, fuera de la influencia de Zaragoza”, apenas han recibido apoyo para su rehabilitación integral en las últimas décadas.

Así mismo, recuerda la importancia que tienen para los establecimientos turísticos del municipio las más de 30.000 visitas que generó el castillo en este 2021.

Pasaporte

Los castillos de la provincia de Teruel recibirán este año un nuevo impulso de la mano de tres pasaportes que se sellarán en un total de 23 localidades. Cada una de las rutas incluye diferentes fortalezas y el objetivo es fomentar el flujo de visitantes entre los monumentos que tienen un mayor tirón y otros situados en zonas cercanas.

Valderrobres roza los 35.000 turistas pese a que estuvo cerrado hasta mayo

Valderrobres ha incrementado en un 103% el número de visitantes del castillo con respecto a 2020. Así, en 2021 rozaron los 35.000 turistas (34.922), una cifra muy cercana a los 36.713 del año 2019, previo a la pandemia, y que supone un incremento muy sustancial con respecto a los 17.138 de 2020. La fortaleza del Matarraña fue la más visitada de todas las que cobran entrada en la provincia de Teruel en el año 2021.

El responsable de la Fundación Valderrobres Patrimonial, que es la que se ocupa de gestionar la fortaleza, Manuel Siurana, se muestra muy contento con los resultados obtenidos ya que, concreta, solo han estado abiertos del 15 de mayo al 31 de diciembre. En este sentido asegura que, según los cálculos realizados, si hubieran permanecido operativos durante todo el año la cifra alcanzada se hubiese situado en torno a los 45.000 visitantes, “tomando como referencia el 2019”, precisa Siurana.

Una de las visitas de este verano al castillo de Albalate. Ricardo Rodríguez

El castillo de Valderrobres se nutre especialmente del turismo catalán, que no pudo llegar durante momentos clave para el sector turístico, como la Semana Santa o el puente de mayo. “En el tiempo que hemos estado abiertos ha habido una afluencia que ha batido todos los récords, pero perdimos cuatro meses y medio”, sentencia el responsable del complejo formado por la iglesia y el castillo. En este sentido, detalla que durante los meses de julio a diciembre el aumento con respecto a 2019 fue de un 40%. Concreta que durante el puente de la Constitución- Inmaculada las cifras fueron similares a las registradas el año previo a la pandemia, aunque relata que a partir de esa fecha “se notó un bajón inmenso y en Navidad ha llegado la mitad de gente que en 2019”.

En cuanto a la procedencia de los turistas, el 34% llegaron desde Cataluña, 24% de la Comunidad Valenciana, un 21% de Aragón y otro 19% del resto de España. Siurana indica que, comparándolo con años anteriores, ha subido el número de personas procedentes de otras regiones, algo que considera muy positivo porque indica que el monumento es cada vez más conocido en zonas alejadas, como Madrid, Galicia o el País Vasco.

Lo que ha caído es el porcentaje de extranjeros, que ha pasado del 9% al 2% y el responsable de la Fundación Valderrobres Patrimonial lo achaca exclusivamente a la pandemia sanitaria.

Más virtualidad para enriquecer la visita al conjunto

El castillo de Valderrobres concluyó en 2021 la restauración de gran parte de la fortaleza y a las numerosas zonas que ya son visibles se sumará a partir del 1 de febrero un nuevo museo situado bajo el patio de armas. Ahí se localizar una exposición arqueológica y una muestra sobre el proceso de restauración de la iglesia y el castillo, además de una sala para muestras temporales. En esa zona se incluirán un buen número de elementos interactivos que permitirán moverse al visitante por diferentes dependencias de la fortaleza y de la iglesia pero de manera virtual. Por otro lado, se mostrará un documental hecho con dron sobre la restauración del castillo y habrá un audiovisual interactivo con la fachada de la iglesia. Valderrobres estrenará este año un vídeo maping del retablo renacentista de la iglesia, que fue construido en el siglo XVI por Jerónimo Vallejo Cósida y se perdió durante al guerra civil.

Noticia y Foto: Diario de Teruel