978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

Los pastores trashumantes de la Sierra de Albarracín y cuyos ganados están en las dehesas de Sierra Morena no saben si podrán realizar la vereda a partir del 1 de junio por el Estado de Alerta debido a la pandemia del coronavirus. En Sierra Morena pastorean 40 ganaderos de municipios de la Sierra de Albarracín y que tienen 40.000 cabezas de ganado, principalmente ovino.

El presidente de la Mesta de la Sierra de Albarracín en la vereda de la Cañada Real Conquense, Ismael Martínez, manifestó ayer la incertidumbre que tienen los ganaderos trashumantes turolenses de poder hacer la vereda en la vuelta a casa y que los ganados pastoreen en los Montes Universales como consecuencia del Estado de Alarma decretado por la pandemia del coronavirus. “A fecha de hoy no sabemos si nos dejarán o no nos dejarán hacer la vereda. De si tenemos que transportar todo el ganado en camiones a la Sierra de Albarracín. No sabemos nada y nos tendrán que informar”, comentó. Añadió que de alguna manera se tiene que ir a los pastos de la Sierra de Albarracín porque a partir de mayo los campos se agostan en Sierra Morena por el calor.

El presidente de la Mesta de la Sierra de Albarracín dijo que la fecha prevista de partida para hacer la vereda es el uno de junio por lo que aún hay tiempo para que se les deje salir a los ganaderos con sus rebaños  y confió en que se pueda hacer andando la trashumancia, antes de que llegue el calor.

Martínez informó que en Sierra Morena y en Extremadura pastorean en sus dehesas unos 40 ganaderos turolenses que tienen en total unas 40.000 cabezas de ganado, principalmente de ovino. Los ganaderos trashumantes pasan el invierno en Sierra Morena y parten de la Sierra de Albarracín para comienzos de noviembre.

Martínez destacó que este año los pastos en Sierra Morena están en unas óptimas condiciones. “Sierra Morena parece una alfombra con sus pastos. Está muy bien por las lluvias que han caído”. Pastos que también van a estar muy bien en la Sierra de Albarracín ante las abundantes lluvias registradas.  Lo que no está tan bien para los ganaderos es el precio del cordero. “Hasta febrero el precio de los corderos era bueno pero luego hay ido bajando hasta que ha estado sin cotizar en las lonjas. Los precios están muy bajos y los decretos sacados por el Gobierno de la nación de ayuda al caprino y al ovino no se han aplicado porque se vende a los intermediarios”. Los ganaderos reclaman que las ayudas vayan a ellos que son los que sufren principalmente el grave problema de la caída de precios.

Noticia y Foto: Diario de Teruel