978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

Teruel se promociona en otras ciudades a través de su patrimonio modernista y de personajes significativos de su historia reciente como el cineasta Segundo de Chomón. Gracias al Ayuntamiento de Teruel y a la Fundación Bodas de Isabel este fin de semana la duodécima Fira Mercat Modernista de Canet de Mar (Barcelona) cuenta con una destacada presencia turolense.

En la inauguración, el pasado viernes, participó el concejal de Turismo, Javier Domingo y durante el fin des semana el público asistente a esta feria ha podido conocer que en Teruel el modernismo es un arte destacado y acercarse a algunos de los personajes de la época, no solo a Segundo de Chomón, el cineasta nacido en la capital turolense pero que hizo parte de sus carrera en Cataluña, sino también a su troupé desplazada a Canet de Mar.

Actores de la Fundación Bodas de Isabel han hecho posible la reencarnación de personajes como las hermanas Garzarán, adineradas de la época que sufragan los proyectos de Chomón, o los condes de la Florida, Tomás Dolz de Espejo y María Estrella González de la Riva. Pertenecientes a la nobleza turolense aunque residentes en Madrid, en la recreación de este fin de semana se justifica su presencia en Canet porque regresando de un viaje de negocios por Francia se enteran de que en Barcelona se encuentra Segundo de Chomón y sienten curiosidad de conocerlo y estudiar la posibilidad de emprender nuevos negocios.

Tampoco falta  en Canet el actor cómico y acróbata Cretinetti, como se conocía a André Deed,pero quien centra las miradas del público de esta feria modernista es el personaje de Francés Mathieu. Interpretado por Sonia Rillo ha sido la encargada de lucir el traje de Loïe  Fuller. Recreado por Rosa Blasco y María Asensi, es un vestido confeccionado con 40 metros de gasa bámbula blanca en tres capas que la bailarina mueve como en su día moviera Fuller en el París de principios del siglo XX para hacer de pantalla a las experimentaciones cinematográficas de, entre otros, Segundo de Chomón.

Se ha recreado así la danza serpentina, un proyecto en el que  la Fundación Bodas de Isabel se ha sumergido y que se ha presentado por primera vez este fin de semana en Canet de Mar.

Estas acciones no pasan desapercibidas en ciudades modernistas como Canet de Mar, donde Teruel también ha estado presente con un punto informativo, junto a otras poblaciones. Y tampoco lo hará la próxima semana en Alcoy, donde los actores turolenses volverán a participar en su Fira Modernista. Además de promocionar el patrimonio de Teruel y dar a conocer su semana modernista, que tendrá lugar en el mes de noviembre, de estos encuentros con ciudades que forman parte de la Ruta Europea de Modernismo salen proyectos y nuevas líneas de investigación para la recuperación en un futuro de personajes de la época.

Canet de Mar, que durante siglos había alternado una economía basada en la agricultura y la pesca, disfrutó durante la segunda mitad del siglo XIX, de un período de bonanza al convertirse en una de las ciudades punteras en Cataluña en la producción textil de género de punto.  El rasgo más distintivo del modernismo en esta localidad es el conjunto de obras que se conservan  de Lluís Domènech i Montaner, cuya madre era natural de esta villa y en ella el arquitecto pasaba largas temporadas.

Noticia y Foto: Diario de Teruel