978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

El expresidente aragonés Santiago Lanzuela Marina falleció ayer en Madrid por coronavirus a los 71 años de edad tras llevar ingresado 19 días en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz. El político turolense impulsó en la provincia iniciativas como el Fondo Especial de Teruel, Dinópolis, la reconversión de la cuenca minera central, y el turismo de nieve.

El Gobierno de Aragón expresó su pesar por el fallecimiento y reconoció su “noble dedicación al servicio de los aragoneses”, aunque habrá que esperar a que pase el estado de alarma por la pandemia y las circunstancias lo permitan para realizar el ceremonial que le corresponde como expresidente de la Comunidad Autónoma.

Tanto el presidente aragonés, el socialista Javier Lambán, como el del Partido Popular, Pablo Casado, del que era miembro Lanzuela y bajo cuyas siglas desarrolló toda su carretera política en la Comunidad Autónoma y en las Cortes Generales, lamentaron ayer esta pérdida y reconocieron su trabajo.

Lambán expresó todo su “respeto y afecto” a su predecesor en un tuit y trasladó sus condolencias a su familia, amigos y militantes del PP Aragón, así como “a todos los aragoneses, pues durante cuatro años, fue con mucha dignidad el presidente de todos ellos”.

En otro mensaje en la red social Twitter, el presidente nacional del PP, Alberto Casado lamentó “muchísimo” el fallecimiento de Lanzuela, a quien se refirió como “una gran persona que dedicó su vida a España”. En el mismo tuit trasladó todo su cariño y pesar a la familia, a la vez que puso de manifiesto la gratitud de todos sus compañeros de partido que nunca le olvidarán, manifestó.

El fallecimiento de Lanzuela se produce después de que en agosto del año pasado sufriera un grave ictus en Madrid, donde residía, pero del que logró recuperarse aunque le quedaron secuelas. Ahora ha sido la pandemia del Covid-19 lo que le ha provocado la muerte después de que ingresara el pasado 29 de marzo en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y allí le comunicaran que tenía coronavirus, según explicó la familia.

Las mismas fuentes familiares indicaron que tras recuperarse del ictus que tuvo durante el verano pasado estaba haciendo vida normal puesto que se valía por sí mismo. De hecho, la Navidad la pasó en Soria, donde vive una de sus hermanas. En el hospital donde fue ingresado ahora por el coronavirus llegaron a pasarlo a una unidad intermedia entre la UCI y la planta, pero hace dos días empeoró y tenía dificultades para respirar hasta que a primera hora de la tarde de ayer falleció.

Nacido en Cella en 1948, Lanzuela fue el sexto presidente aragonés de la democracia, y el primero del PP, entre los años 1995 y 1999, y con anterioridad había sido consejero de Economía del Gobierno de Aragón entre 1989 y 1993. Durante esos años en la política aragonesa impulsó importantes iniciativas en su provincia natal, puesto que fue el que impulsó con el Estado el Fondo Especial de Teruel a raíz de la exclusión de la misma del Fondo de Compensación Interterritorial al no estar incluida en el Objetivo 1 de los Fondos Estructurales de la Unión Europea.

En su etapa como consejero de Economía también impulsó el sector del turismo de esquí con la estación de Valdelinares, y trabajó con los agentes sociales turolenses en la reindustrialización de la cuenca minera central. Siendo ya presidente creó la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel en el año 1998, que dio paso a la construcción de Dinópolis, cuyas obras se realizaron ya siendo presidente el socialista Marcelino Iglesias, pero cuyo proyecto presentó Lanzuela en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Teruel antes de las elecciones.

A partir de 1999 empezó a trabajar en la política nacional, primero como senador autonómico designado por las Cortes de Aragón entre septiembre de ese año y abril de 2000. Ese mismo año salió elegido diputado por Teruel en el Congreso en la VII legislatura, cargo que revalidó en las tres siguientes hasta que causó baja en julio de 2014 para pasar a ser miembro del Consejo de Administración de Red Eléctrica de España (REE), hasta septiembre de 2018 que es cuando se jubiló.

Aunque residía en Madrid, sus visitas a Cella eran muy frecuentes y uno de sus hermanos, Pepe Lanzuela, destacó ayer el cariño que tenía hacia su tierra. “Nunca dejó de trabajar por Teruel, con él Teruel existía antes de que apareciera el movimiento, porque él hizo mucha fuerza por la provincia”, comentó ayer al recordar “lo mucho que hizo por la zona de Utrillas”, además de la creación de Dinópolis y de “un montón de cosas más”.

“En el Bajo Aragón lo querían mucho, y creo que dejó huella donde estuvo”, rememoró su hermano, quien lamentó que por el momento en que se ha producido el fallecimiento debido a la pandemia y el estado de alarma, al funeral solo puedan asistir su viuda y sus dos hijos.

El mundo de la política expresó ayer su pesar por la muerte de Lanzuela, en particular el PP Aragón y el de Teruel a través de sendos comunicados, lo mismo que otras formaciones y agentes económicos como la patronal aragonesa, que elogió también el trabajo que hizo por la Comunidad Autónoma.

En Teruel, la expresidenta provincial del PP y senadora de esta formación política en la actualidad, Carmen Pobo, dijo ayer que “Aragón le debe mucho, puesto que impulsó grandes proyectos que tenemos en la Comunidad”.

Pobo, que es de la misma localidad de donde era Lanzuela, Cella, valoró los “grandes proyectos” que llevan su nombre. “El presente de hoy es el futuro que él creo en su día cuando estuvo de presidente”, manifestó la senadora, quien recordó además que en Cella muchas infraestructuras fueron posible gracias a su implicación a través de su gestión tanto como consejero como presidente de la DGA.

Una gran pérdida

“Es un presidente que ningún aragonés puede olvidar”, recalcó Pobo, quien señaló que su fallecimiento es “una gran pérdida, era un gran político en todos los ámbitos, supo gestionar bien como presidente y, como persona, destacar lo buena gente que era; ayudaba a todo el mundo y siempre ha llevado con él a todas partes a su pueblo, su provincia y Aragón”.

La senadora turolense del PP lamentó que las circunstancias actuales impidan estar con su familia y acompañarla en este momento de tristeza. “Esperamos que cuando esto pase tenga los honores que hay que darle y estar agradecido con quien hizo mucho por su tierra”, concluyó.

El también senador del PP, Manuel Blasco, que a lo largo de su trayectoria política pudo compartir también muchos momentos con Santiago Lanzuela, tanto cuando fue alcalde de Teruel como cuando fueron compañeros en las Cortes Generales, dijo que para él “fue el mejor presidente que ha podido tener Aragón en todos los años de democracia”.

Blasco destacó que con Lanzuela se impulsaron grandes proyectos como el Fondo de Inversiones, el Miner o Dinópolis, además de haberse hecho el Palacio de Exposiciones durante su mandato y haber sido quien ideó la Ciudad del Motor, hoy conocida como Motorland.

El senador popular puso en valor también el “impulso” que dio a la autovía Mudéjar, así como a las estaciones de esquí tanto de Gúdar-Javalambre como del Pirineo. Y en el caso de la capital aseguró que Lanzuela junto con Manuel Pizarro fueron “claves para que la ciudad consiguiera un proyecto Urban que se desarrolló en tres legislaturas”.

No olvidó tampoco su papel en la reconversión de la cuenca minera central con la puesta en marcha de industrias como Casting Ros, y consideró que “para la provincia de Teruel fue el gran planificador de proyectos  de futuro”.

Ricardo Doñate, que fue presidente de la Diputación de Teruel por el Partido Popular durante la última década del siglo pasado y pudo trabajar desde esta institución con Santiago Lanzuela, dijo ayer tras expresar su pesar y transmitir el pésame a su familia, que para él “fue un gran amigo y me enorgullece haber trabajado con él en aquella época”.

Amor por su tierra

Doñate recordó que no fue una década fácil porque “la situación económico no era boyante, pero con imaginación y esfuerzo se consiguieron hacer bastantes logros”. Dijo tener “recuerdos muy entrañables” y recordó que otro de los logros de Lanzuela fue la Fundación Santa María. A pesar de que entonces se cuestionaron muchos de los proyectos que impulsó como presidente de Aragón, Doñate recalcó que “son hechos hoy y que dejan constancia del esfuerzo y el trabajo de este turolense que realmente quería mucho a su tierra”.

Desde el Partido Socialista también hubo ayer voces de reconocimiento hacia el trabajo político de Lanzuela, como es el caso de Javier Velasco, exconsejero con Marcelino Iglesias. Cuando Lanzuela era consejero de Economía, Velasco fue alcalde de Teruel, y ayer recordó que al margen de las diferencias ideológicas pudieron sacarse adelante iniciativas por la ciudad.

Tras expresar sus condolencias a la familia, Velasco aseguró que Lanzuela era “una persona muy preocupada fundamentalmente por Teruel, y trabajó con un buen nivel de honradez que es importante”. Más allá de eso, como presidente de la Comunidad Autónoma, el político socialista ya retirado aseguró que Lanzuela “merece el recuerdo de todos los que hemos estado en esta actividad política que en todo momento hemos intentado dejar lo mejor de nosotros mismos por este trabajo que lo considero uno de los más dignos”.

De aquella época en la que él era alcalde y Lanzuela consejero de Economía, aseguró que la relación que mantuvieron fue “muy positiva”. Entre los asuntos que llevaron juntos adelante fue uno de los desarrollos del polígono industrial de Teruel. “La relación fue muy correcta y muy cordial, y no solo no tuvimos ningún problema sino que trabajamos muy coordinadamente y unidos poniendo cada uno la responsabilidad por encima de las adscripciones políticas”, concluyó.

Isidoro Esteban, que en aquellos años era presidente de la Diputación de Teruel por el PSOE, antes de que le sucediera el popular Ricardo Doñate, y que después dio el salto a la política aragonesa, recordó ayer que conocía indirectamente a Lanzuela por su amistad con uno de sus hermanos.

En aquella etapa siendo él presidente de la DPT y Lanzuela consejero de Economía asegura ambos mantuvieron una “buena comunicación y amistad”. Recordó que es cuando se gestó la realización del Palacio de Exposiciones, además de mantener una comunicación permanente por la reindustrialización de la cuenca minera central.

“Teníamos distintas posiciones ideológicas, pero en ese momento trabajábamos unidos para solventar los problemas que tenía la provincia de Teruel”, dijo Esteban. Después, cuando coincidieron en la política aragonesa, la relación siguió siendo buena a pesar de los “momentos de discrepancias”, pese a los cuales siguieron manteniendo la amistad y coincidiendo “en los temas que beneficiaban a Aragón y a la provincia de Teruel”.

“Para mí fue un buen presidente de Aragón y especialmente una buena persona que me honró con su amistad”, añadió Esteban, para expresar seguidamente su pésame a la familia y recordar también el trabajo que hizo Lanzuela para poner en marcha el Fondo de Inversiones de Teruel con el entonces secretario de Estado de Hacienda, Antonio Zabalza, con el Gobierno socialista que había entonces, y cuyo primer convenio se firmó en octubre de 1992.

Con los agentes sociales también mantuvo buena relación. Así lo recordó ayer Pedro Sarto, presidente de la Confederación Empresarial Turolense entre 1984 y 2001, quien dijo que “Santiago Lanzuela como presidente aragonés trabajó por hacer cosas en Teruel”, y al que había considerado un “buen amigo, porque era un hombre que admitía el diálogo, aunque en ocasiones no pudiera hacer las cosas por las circunstancias”.

Cuenca minera

En términos similares se expresó el dirigente histórico de UGT Jesús García Duque, secretario general del sindicato en los años en los que Lanzuela estuvo al frente de la consejería de Economía y posteriormente fue presidente del Gobierno aragonés. “Fue un político que antepuso el interés de Aragón y particularmente de Teruel y la cuenca minera central ante la ideología de su partido, por una comarca que apenas tiene y tenía representación de ese partido, y si no hubiera sido por él hubiésemos tenido más dificultades”, aseguró el dirigente sindical.

Además de crear el Fondo de Inversiones de Teruel, García Duque incidió en que se volcó con la cuenca minera “con los sindicatos para hacer un plan industrial que afectara lo menos posible a la reconversión aunque al final le afectó, pero se puso toda la carne en el asador y salieron cosas positivas”. En este sentido indicó que “la gente se ha olvidado de que Casting Ros, Espuña y el Grupo Térvalis fueron traídos entre el Ayuntamiento de Utrillas, Santiago Lanzuela y la UGT; en aquel momento nos volcamos todos, él el primero, y se consiguió un pequeño tejido empresarial en la cuenca minera central”.

Noticia y Foto: Diario de Teruel