La Asociación de Pueblos Bonitos recomienda visitar ambas localidades en el Día Mundial del Soltero

Albarracín y Alquézar ya no son solo famosos por sus rincones, sus calles empedradas y estrechas y por los parajes que rodean a estas localidades aragonesa. No. Ahora también se recomienda visitar ambos municipios para disfrutar de la soltería. Este domingo se ha celebrado el Día Mundial del Soltero, una fiesta que ha ido ganando fuerza con los años y que incluso ha impulsado la creación de numerosas agencias de viajes para que los carentes de pareja puedan disfrutar también de escapadas turísticas en soledad.

La Asociación que engloba a los Pueblos más Bonitos de España ha hecho una recopilación de diez escapadas recomendadas para disfrutar de la soltería en alguno de sus 105 bellos pueblos, entre ellos los dos aragoneses que han acogido este nuevo eslogan turístico con sorna.

En España pueden celebrar el Día Mundial del Soltero más de 14 millones de personas según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Ambos municipios tienen magníficas rutas de senderismo en sus entornos. En Albarracín destaca, por ejemplo, la ruta del Molino del Barranco Hondo, que se puede hacer por dos caminos diferentes, en función de la dificultad del terreno. En Alquézar, por su parte, destaca la ruta del Puente de Villacantal, la ruta de las Pasarelas y la ruta circular de Alquézar a Asque.

Todas ellas tienen diferente duración y distinto grado de dificultad, por lo que el viajero podrá encontrar fácilmente una que se adapte a sus necesidades.

Dónde ir

No son los únicos y esta asociación recomienda un sinfín de lugares para ser visitados por los solteros. Por ejemplo, los amantes del cine clásico pueden encontrar a unos 60 kilómetros de Madrid un gran escenario en forma de pueblo: Chinchón. Una localidad turística que ha sido escenario de numerosas películas internacionales como Campanas de Medianoche, de Orson Welles. La estadounidense Rey de Reyes o La vuelta al mundo en 80 días, protagonizada por Cantinflas.

Para los fans de las series también hay opciones muy interesantes. Peñíscola fue escogida como localización para una de las mayores producciones de los últimos años, Juego de Tronos. La plaza de Santamaría, el paseo de Ronda, el parque de la Artillería o la Rampa de Felipe II fueron algunos de los rincones de Peñíscola que dieron vida a la ciudad de Mereen. Sin duda, una visita obligada para cualquiera que sepa lo que significa ser madre de dragones.

Los amantes de la cocina de interior no quedan en un segundo plano. El lechazo asado en horno de leña, los platos de cuchara o los embutidos de Sepúlveda son famosos por su calidad. Además, los rincones y callejuelas de este municipio fueron inmortalizados por artistas tan importantes como Lope de Vega, debido a su magia y su belleza atemporal.

Noticia y foto: El Periódico de Aragón