978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

Se sale del pueblo a pie; está muy cerca del casco urbano, y con las piernas preparadas; el paseo no es exigente, pero tampoco hablamos de una siesta en hamaca. Desde hace unos años, cuando se acondicionó el recorrido, Calomarde está siempre dispuesta para recibir a quienes deseen caminar junto al río Blanco por el barranco de la Hoz, en una conexión que llega hasta el Molino de las Pisadas y, con el china chana, a Frías de Albarracín.

Miguel Sánchez Narros y Vicente Burzuri ‘el Tano’ son de Calomarde, aunque la vida y la faena les llevó respectivamente a Barcelona y Zaragoza; ya jubilados, pasan todo el tiempo posible en el pueblo de sus juegos infantiles, al que quieren con el alma. Guías privilegiados, pues, de un paseo que comienza a la sombra del Moricacho de la Hoz, un peñasco gigante que parece querer desgajarse de la montaña, y que se halla al principio del camino vallado que jalona al río Blanco.

“Hoy veremos buitres –comenta Miguel– y espero que muchas cosas interesantes”. Miguel y Vicente se animan con frecuencia a descubrir nuevas rutas; Vicente, además, fue el que hizo que otro habitante habitual del pueblo –Pepe Ramos, de El Cadoncho, piloto de globo aerostático– se decidiera a invertir una segunda residencia en Calomarde hace décadas; su amistad de infancia en Zaragoza fue la clave.

Hasta el puente de Toba, a mitad del camino, los deseos de Miguel se cumplen a carta cabal. Es un paseo precioso que comienza con una placa municipal que data en 2015 la equipación de esta ruta. Un par de pasos sobre el agua, juncos, una cascada que no moja (Vicente y Miguel aseguran que la pasada primavera fue un espectáculo) y pequeños saltos que serpean entre las rocas hasta un primer tramo de pasarelas metálicas, al que seguirán otros, con escaleras (también metálicas) y el apoyo de alguna cadena fijada a la roca para aportar seguridad en alguno de los pasos más complicados entre las rocas.

Al abrigo de la roca

El puente de Toba marcará el primer cambio de panorama; ahí se accede a un pequeño sendero en cuesta que conduce a territorio cavernario de gran belleza. Poco antes, el pozo del tío Ventiscas trae recuerdos de la niñez a Vicente. “Aquí nos bañábamos de chavales, era nuestra piscina particular”. Tras el puente de Toba, otro tramo en suave ascensión que culminará en el Molino de las Pisadas, donde aún se puede distingue el canal de alimentación del agua y el pozo, además de la antigua vivienda del molinero; muy cerca, la antigua tejería.

Vicente y Miguel ya están planeando la próxima; Calomarde da para mucho. El primero, además, suele echar una mano a Pepe Ramos a la hora de buscar a los usuarios del globo aerostático que pilota allá donde aterrizan. Cada fin de semana se renuevan las visitas de caminantes ávidos de recorrer este barranco y las pasarelas hasta la zona de la fuente de Berro; tras llegar al Molino de las Pisadas se puede combinar con la subida al alto de las Banderas por una pista que sale hacia la derecha tras cruzar nuevamente el río, y bajar luego por el barranco de la Tejería hasta Calomarde. La variedad del paisaje y las alternativas de ruta hacen que las sensaciones puedan ser nuevas en cada visita.

Un lustro después de la escena de Óscar Isaac en ‘The Promise’

Es una estrella de Hollywood, ha sido Batman y también el maquinista Trevor Reznik. El galés Christian Bale asumió un papel estelar de la película ‘The Promise’, centrada en el genocidio armenio acaecido a principios del siglo XX y dirigida por Terry George, con el guatemalteco Óscar Isaac (Poe Dameron en las tres últimas entregas de ‘Star Wars’) y la actriz y modelo Charlotte Le Bon (hija del cantante de Duran Duran) como compañeros de Bale en el reparto. Fue Isaac el que hace cinco veranos pisó Calomarde para rodar una escena del filme dirigido por George en las afueras del pueblo, en la zona de cañaverales del río Blanco situada junto a la pequeña Presa de los Ahogados. En ese lugar, Joaquín Lozano el Molinero y Pedro Lahuerta perdieron la vida en 1876 al tratar de cruzar el río Blanco. Una placa recuerda sus nombres en el inicio del recorrido que lleva al barranco de la Hoz.

“El actor caía justo aquí, en estos juncos –recuerda Miguel Sánchez Narros– como si hubiera saltado directamente del tren. Fue una gran experiencia para la gente en esta zona, muchos participaron, es un verdadero espectáculo ver de cerca ese tipo de montaje y comprobar cómo se trabaja en el cine”.

El ayuntamiento de Calomarde llegó a un curioso acuerdo con Babieka Filma, productora principal del filme: un vídeo promocional para el pueblo, acuerdo que Babieka cumplió al año siguiente, unos meses antes del estreno formal de la película en el Festival de Toronto. El rodaje, de tres días de duración, arrojó un resultado espectacular, que puede disfrutarse en Youtube.

En la retina de todos los visitantes de Calomarde suele estar igualmente la Cascada Batida en el río de la Fuente del Berro, a dos kilómetros del pueblo y en la dirección contraria; el acceso es sencillísimo y el brinco del agua es de 20 metros de altura.

El Cadoncho, estancia de fábula y la posibilidad de un viaje en globo

Desconectar con estilo es una de las mejores alternativas al tenso discurrir un año especialmente duro como el actual. La Posada el Cadoncho, (posadaelcadoncho.es), en la parte alta de Calomarde, es una elección óptima si se busca el descanso cómodo y alguna que otra emoción más fuerte. La casa tiene seis habitaciones dobles y existe la posibilidad de colocar camas supletorias. Se cuenta con un gran salón dotado de chimenea y un jardín con más de 400 metros cuadrados de césped, que exhibe además un reloj solar. En la cocina hay horno de leña. Además de las diversas actividades senderistas, el plus de El Cadoncho es la posibilidad de viajar en globo. Su dueño, Pepe Ramos, ejerció profesionalmente de piloto de globos aerostáticos durante tres décadas, e incorporó esa posibilidad a su alojamiento rural, desde el rito del inflado al paseo por las nubes.

Cómo llegar a Calomarde y curiosidades

Comarca. Sierra de Albarracín.

Cómo llegar. Desde Teruel, su capital de provincia, hay 53 kilómetros por la A-1512.

Dónde dormir. Además de la Posada el Cadoncho está la casa rural La Sabina, en el centro del pueblo. Es una vivienda de alquiler completo (casalasabinarural.com) aunque en julio y agosto se contempla la posibilidad de alquiler por habitaciones.

Patrimonio. La parroquia de san Pedro Apóstol cuenta con dos sillares procedentes de monumento funerario romano, que están empotrados en la pared oriental de la iglesia. Las inscripciones que figuran en uno de ellos lo datan a finales del siglo I d.C. Al patrón del pueblo está dedicada la ermita de San Gil Abad; también hay otra ermita dedicada a San Sebastián.

Noticia y Foto: Heraldo de Aragón