978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]

Aunque el municipio de Albarracín es el centro de casi todas las miradas, en esta comarca turolense hay otros atractivos, sobre todo naturales, que merece la pena conocer.

En la Sierra de Albarracín es complicado competir en atractivo turístico con la cabecera comarcal. El propio núcleo de Albarracín es el centro de casi todas las miradas pero en esta zona de Teruel hay otros atractivos, sobre todo naturales, que merece la pena conocer. Desde la comarca, proponen una serie de rutas para hacer en coche y no perderse ninguno de sus rincones y secretos. Dentro de cada propuesta se incluyen pequeñas actividades, como rutas senderistas que acercan al visitante a cascadas o miradores.

Un mar de pinos y ríos de piedra

La primera ruta va desde Bronchales hasta Orihuela del Tremedal, pasando por Noguera. Es una propuesta circular de casi 40 kilómetros por carretera, pudiendo empezar por cualquiera de los tres municipios. El visitante encontrará paisajes especiales como los ríos de piedra de Orihuela, la laguna de Noguera, simas, dolinas y los pinares de Bronchales y Orihuela. Además del entorno natural, en los pueblos hay puntos de interés como la iglesia de San Millán de Orihuela, uno de los mejores templos barrocos de la provincia de Teruel.

El castillo de Peracense, la fortaleza roja de Aragón

Si se está en la Sierra de Albarracín, el castillo de Peracense es una parada obligatoria. Es la fortaleza roja de Aragón, construida con la característica piedra de rodeno de la zona. Este puede ser tanto punto de partida como destino de la segunda ruta propuesta para hacer en coche por la zona. En este caso es un itinerario lineal de casi 40 kilómetros entre este municipio y Bronchales, y se pasa por Monterde de AlbarracínPozondón y Ródenas. En este paseo por la historia medieval de la sierra, y no solo por el castillo de Peracense, sino también por el de los Ares y el Peruano, ambos en Pozondón.

Paisajes de trashumancia

La tercera propuesta es una ruta por Villar del CoboGriegosGuadalaviar y Frías de Albarracín. Entre otros parajes naturales, en este itinerario están los nacimientos de los ríos Tajo, Turia y Cabriel. Es un recorrido circular largo, de 60 kilómetros por una tierra de pastores y trashumantes que se nota en el patrimonio cultural e histórico de la zona. Además de los puntos de interés ya citados, en esta excursión también se puede hacer una parada en el museo de las mariposas de Griegos, subir a la muela de San Juan, visitar el museo de la Trashumancia de Guadalaviar o parar en el mirador del Cararizuelo de Villar del Cobo para contemplar las vistas panorámicas del Barrancohondo, el cañón del río Guadalaviar.

La cascada de Calomarde y el paraje del Algarbe

En la zona central de la Sierra de Albarracín hay tres localidades, CalomardeFrías de Albarracín y Royuela, que se mantienen vivas pese a su escasa población. Tienen servicios básicos y atractivos naturales, como la cascada de Calomarde o el paraje del Algarbe, entre Terriente y Royuela, que las hacen visitables. Además, hay una red de senderos con múltiples opciones para pasar incluso varios días conociendo el entorno natural de la zona. El visitante es testigo en este viaje del cambio de la vegetación que hay desde los 1.200 metros de altura hasta los 1.600. Así, la masa de sabina albar del entorno de Royuela da paso a los bosques mixtos de pino silvestre entre Frías y Moscardón. Entre tanto, aparecen valles de pasto que recuerdan que la principal actividad económica de la zona es la ganadería y la explotación forestal.

Los ríos Cabriel y Javalón

Los ríos Cabriel y Javalón son los protagonistas de otra de las rutas en coche por la Sierra de Albarracín. Esta es la propuesta más larga y se recomienda hacerla en dos jornadas, para conocer bien toda la zona sur de la comarca. En este sector hay varios enclaves naturales que destacan por su singularidad. Uno es la cascada del Molino de San Pedro, un salto de agua del río Cabriel en el municipio de El Vallecillo. Otro es los ojos del Cabriel, donde el agua emana del suelo formando los llamados ojos. Los desplazamientos en coche por los siete municipios que abarca esta ruta circular (Terriente, El Vallecillo, Toril y Masegoso, JabaloyasValdecuenca y Saldón) se pueden combinar con paseos a pie tanto por los pueblos como por sus entornos naturales.

Los estrechos del Ebrón

En el término municipal de Tormón están los estrechos del Ebrón, una ruta de pasarelas y puentes sobre este afluente del río Turia. La sexta propuesta para conocer la Sierra de Albarracín lleva hasta este singular espacio pero también a otros como el Espacio Protegido de los Pinares del rodeno y las lagunas de Bezas y Rubiales. Esta ruta es corta y transcurre por el sureste de la comarca, ya en la frontera con la vecina Comunidad de Teruel.

Otra opción para conocer los alrededores de Albarracín en coche es hacer una ruta circular desde Gea de Albarracín, donde merece la pena recorrer el pueblo y no irse sin pasar por el acueducto romano. Desde el núcleo salen varios itinerarios para llegar hasta este vestigio y también se puede ir hasta el castillo de Santa Croche y ver muestras de arte rupestre levantino. En este entorno también está parte del Espacio Protegido de los Pinares de rodeno y la laguna de Bezas, dos puntos interesantes por su atractivo natural.

Ruta slow driving por el Barrancohondo

La última propuesta es una ruta slow driving por el Barrancohondo. La carretera sinuosa invita a conducir despacio y disfrutando del paisaje entre Villar del Cobo y Torres de Albarracín. Por el camino hay además muchos miradores en los que merece la pena parar para contemplar las vistas sobre el cañón del río Guadalaviar, que en este tramo se estrecha. A medio camino está Tramacastilla, donde se puede comer en el restaurante con estrella Michelín El Batán.

Noticia Heraldo de Aragón