978 700 381 / 667 260 601 / 617 666 050 / 651 300 984 [email protected]


Ahora, cuando por fin nos han decaído los cierres perimetrales provinciales y los niveles de la COVID19 se han reducido de forma importante, es el momento de descubrir (o redescubrir) esa riqueza que esconde Aragón. Y hoy, queremos recomendaros cuatro escapadas obligatorias por Aragón en tierras de pandemia.

EL MATARRAÑA

Qué ver en el Matarraña

Valderrobres es la capital de la comarca del Matarraña / HOY ARAGÓN

Muchos dicen que esta comarca turolense es la Toscana aragonesa. Pero realmente, el Matarraña posee tantos atractivos y tanta personalidad que tiene méritos propios como para no ser comparada con nadie. El Matarraña es relax, es belleza, es volver a las cosas importantes de la vida. Porque allí, parece que la vida se ha detenido.

El paisaje es bucólico. Los pueblos, coquetos y perfectamente conservados, parecen sacados de un cuento medieval. Y al margen de su patrimonio arquitectónico y cultural, esta comarca tiene una inigualable oferta gastronómica basada en ingredientes producidos en esta bella tierra, además de contar con algunos de los mejores hoteles de Aragón.

Es complicado condensar en solo unas líneas los sitios que hay que visitar si haces una escapada a esta comarca, pero entre ellos, no pueden faltar pueblos como la capital comarcal, Valderrobres, Calaceite, Beceite, Fuentespalda, Cretas,Peñarroya de Tastavins,Rafales o La Fresneda.

Y si los pueblos de esta comarca te parecen bonitos, el medio natural que les rodea no se quedan atrás. Porque en el Matarraña vas a encontrar lugares únicos como el Parrizal de Beceite (imprescindible si solo vas un fin de semana), las Pozas de la Pesquera, los Órganos de Monroyo, o el Salt de la Portellada (cerca de Valderrobres).

TARAZONA

Escapadas en Aragón

La catedral de Santa María de la Huerta es una visita imprescindible en Tarazona / HOY ARAGÓN

Sin duda, Tarazona es una de las grandes ciudades monumentales de nuestra Comunidad. Además de estar rodeada de destinos turísticos de primer orden como el Moncayo, o el Monasterio de Veruela, las calles de Tarazona esconden auténticas joyas que hay que descubrir sí o sí paseando por esas estrechas y sinuosas calles del Casco Antiguo que nos devuelven al pasado medieval.

Para empezar, no hay que dejar de visitar la catedral de Santa María de la Huerta. Un impresionante edificio de planta gótica que estuvo de obras durante décadas, y que ahora luce por suerte en todo su esplendor. En su exterior, destaca especialmente el cimborrio y la torre campanario en estilo mudéjar.

Además de la seo, y ya adentrándonos en el casco histórico, declarado Conjunto histórico artístico en 1965, destacan edificios como el ayuntamiento (es de estilo renacentista, y uno de los más bellos de Aragón), el también renacentista palacio episcopal, la iglesia de la Magdalena, la Iglesia y ex convento de San Francisco, las Casas Colgadas, el palacio de Eguarás o la plaza de toros vieja (construida a finales del siglo XVIII con planta octogonal), sin olvidarnos de la vieja judería de Tarazona, una de las mejores conservadas de nuestro país.

Como consejo, además de perderse por sus callejuelas, hay que disfrutar de la vista del casco antiguo desde la ribera del Queiles (desde el circuito, tal y como lo llaman los turiasonenses). Una vista que quizás te recuerde a una encantadora ciudad italiana, y que puede servirte de antesala para tomar unas tapas o comer en restaurantes como el Saboya.

JACA

Qué ver en Jaca

La Peña Oroel preside la vida de Jaca / HOY ARAGÓN

Dominada por Peña Oroel, la primera capital del Reino de Aragón presenta una amplia oferta cultural, histórica, y patrimonial. Además de estar rodeada de lugares como el monasterio de San Juan de la Peña o la estación de Canfranc, Jaca ofrece al visitante lugares para visitar como la impresionante Catedral de San Pedro (primera catedral románica de España), el imprescindible Museo Diocesano de Arte Románico, o el Castillo de San Pedro, una ciudadela mandada construir por Felipe II.

También hay que visitar templos como el de Santiago, el Real Monasterio de las Benedictinas, la Torre del Reloj (una construcción civil de estilo gótico a cuyos pies hay una estatua del rey que convirtió a Jaca en capital de Aragón, Ramiro I), o el puente de San Miguel. Tampoco puedes dejar de dar un paseo por el paseo de la Peña Oroel, con vistas a este monte icónico, o por la Avenida de Francia.  Además, si te gusta patinar, tampoco puedes dejar de visitar el Palacio de Hielo.

Y si te gusta comer, Jaca es el sitio perfecto, con restaurantes clásicos como el restaurante Lilium, el Corbacho si prefieres un lugar algo más moderno, o La Tasca de Ana, si te gusta el tapeo de calidad. Tampoco te olvides de pasarte por sus pastelerías, son un auténtico espectáculo para la vista, y para el paladar, con referentes en la repostería del Alto Aragón como La Suiza, La Imperial o la Confitería Echeto.

ALBARRACÍN

Las murallas presiden el Skyline de Albarracín / HOY ARAGÓN

Nuestra siguiente propuesta de escapada obligatoria para recorrer Aragón en tiempos de pandemia es Albarracín. Una pequeña ciudad que está entre las más bellas no solo de nuestra Comunidad, sino de toda España. Su silueta, es algo imposible de olvidar. Rodeada de murallas, de los bosques de la Serranía de Albarracín, y de la catedral de San Martín, esta localidad ocupa un lugar preferente entre los destinos a visitar.

Si te decides por hacer una escapada por Albarracín, además de su catedral, no puedes dejar de ver el alcázar, el palacio episcopal, el ayuntamiento, o las torres y murallas. Aunque lo mejor es perderse por sus calles y dejarse seducir por la belleza de los rincones que sorprenden a cada paso en un pueblo que se caracteriza por el color rojizo con el que se tiñen la  mayoría de sus construcciones.

Pero además, los alrededores de Albarracín ofrecen lugares como las pinturas rupestres llenas de arte levantino, los Montes Universales, los Pinares de Rodeno… lugares para perderse y disfrutar de la naturaleza en estado puro

Noticia y Fotos: HoyAragón.es