18 años marcando el camino

Descubre la historia de las ciudades Medievales de Albarracín y Teruel Mudejar. Pinturas Rupestres y Sierra de Albarracín.

Compárte esto con tus amigos:
Categories Navigation Menu

Villarquemado-Cella, en barca

Compárte esto con tus amigos:

La laguna, recuperada tras su desecación hace trescientos años, ha rescatado la navegación. Ayer se produjo el primer viaje fluvial entre dos pueblos.
En poco más de una hora, una barca, traída directamente de la Albufera de Valencia, realizó ayer la ruta Villarquemado-Cella, un viaje inusitado hasta hace poco, porque donde hoy se extienden cinco kilómetros cuadrados de agua solo existían unas pocas tierras de cultivo y otras tantas yermas.

Esta singular ruta fluvial se realizó a través de los canales que alimentan la laguna del Cañizar, un humedal recuperado tras su desecación por la mano del hombre hace trescientos años. La barca enlazó los embarcaderos de Villarquemado y Cella, dos instalaciones habilitadas por la Fundación que gestiona la laguna con objeto de hacer visitable en un futuro próximo este espacio acuático. «Pensamos que ya es hora de que la laguna comience a tener un rendimiento económico -señalaba el gerente de la Fundación, José Carlos Rubio-, de manera que pretendemos facilitar rutas turísticas pero con mucha precaución». Previamente a hacer el humedal visitable, se llevarán a cabo estudios del impacto ambiental que pueden tener sobre el ecosistema las rutas fluviales y sus frecuencias más aconsejables.

No se puede dejar nada al azar en este lugar que se ha configurado como uno de los humedales de agua dulce más grandes de la Península. En poco tiempo, se ha convertido en un rico ecosistema, y ayer esta joya de la naturaleza se puso de manifiesto. Sobre la barca impulsada a través de un motor eléctrico -silencioso y nulo en contaminación- una bandada de grullas, de las 9.000 que estos días anidan en la laguna, así como diferentes especies de patos, volaban cubriendo una franja de cielo de la comarca del Jiloca. En la Fundación de la Laguna están convencidos de que este proyecto generará riqueza, pero solo es cuestión de tiempo. «Todo hay que hacerlo paso a paso -explica Rubio-. Sin prisa». Lo mismo que la presencia de los 5 búfalos de agua, que aumentarán en primavera.

Fuente: Heraldo

Fecha: 31/01/2012