18 años marcando el camino

Descubre la historia de las ciudades Medievales de Albarracín y Teruel Mudejar. Pinturas Rupestres y Sierra de Albarracín.

Compárte esto con tus amigos:
Categories Navigation Menu

“Yo me quiero jubilar en Griegos, aquí si te portas bien puedes vivir como un rey” – Sierra de Albarracín

Compárte esto con tus amigos:

El municipio buscaba dos familias con hijos para mantener su escuela a cambio de trabajo y residencia. Desde marzo, una familia de Jaén y otra de origen rumano, pero afincada en Aínsa, son sus nuevos vecinos.

Seis niños empezaron el último curso escolar en Griegos, en la Sierra de Albarracín. Recientemente, María Claudia de 12 años, Mario Luis de cinco y Lucía, de cuatro, se han unido a ellos. Ya son nueve y el próximo septiembre se sumarán otros tres. Para el siguiente también hay dos a la espera, pero su objetivo es llegar hasta los 16 en el curso 2015/2016. Con esta premisa, el Ayuntamiento del municipio hacía un llamamiento a finales del año pasado a los nuevos pobladores. Buscaban dos familias con hijos en edad escolar y les ofrecían trabajo y un piso a coste cero. Y más de 600 personas se interesaron por la oferta.

“En primer lugar, buscamos una familia responsable, con ganas de trabajar, hijos en edad escolar y experiencia en el sector de la hostelería para llevar el restaurante La Muela de San Juan”, detallaba hace unos meses Manolo Lapuente, concejal del Ayuntamiento de Griegos, uno de los impulsores de esta iniciativa. El restaurante sito en las pistas de esquí de fondo de la localidad, tiene 160 metros cuadrados y siete años de antigüedad. Cerró sus puertas en octubre y ahora Tiberius, un joven rumano de 38 años y quien lleva casi una década afincado en Aragón, es el encargado de gestionarlo.

“Griegos es tan pequeño y frío que el pueblo rumano donde nací”

Tiberius, su mujer, sus hijos: María Claudia y Mario Luis, son cuatro de los nuevos vecinos de Griegos. Hasta hace un par de meses vivían en Aínsa, donde él también trabajaba en el sector de la hostelería a pesar de que su formación ha estado ligada a la mecánica. “Hablé con el alcalde de Aínsa y me puso en contacto con ellos”, recuerda Tiberius. “Griegos es tan pequeño y frío que en el pueblo rumano donde nací, así que me siento como en casa”, asegura Tiberius. “En mi pueblo se llega hasta los 27 grados bajo cero, así que estoy acostumbrado a lo que me puedo encontrar aquí al invierno que viene. Pero por si acaso, ya estoy preparando la leña”, bromea al enterarse de que es uno de los municipios más fríos de la península ibérica.

Antes de ser elegidos entre los más de 600 solicitantes, la familia viajó hasta Griegos para ver el restaurante y el pueblo “y no nos lo pensamos”. “Yo me quiero jubilar en Griegos, aquí si te portas bien puedes vivir como un rey”, asegura. “La gente nos ha recibido con los brazos abiertos y eso vale más que todo el dinero que podamos ganar en el restaurante”, añade. “Nos sentimos como en casa. La gente de pueblo no es como la de la ciudad. Yo también he vivido en Barcelona y allí no conocía a nadie, aquí tienes un problema como me está ocurriendo ahora y todo el mundo se ofrece para ayudarte”, agradece el joven.

“A Andalucía solo quiero volver de cañas”

La segunda opción que el municipio ofrecía era una ayuda de 150 euros por realizar trabajos para el Ayuntamiento y alquiler gratuito de un apartamento. Paco y Alba, junto a su pequeña Lucía de 4 años han sido los elegidos. Se enteraron de la oferta por la televisión y llegaron a Griegos en marzo procedentes de Lopera, uno de los últimos pueblos de Jaén.

En su caso han cambiado el calor por el frío, pero aseguran sentirse “muy contentos” con el cambio de vida y no tienen intención de regresar a su tierra, al menos por el momento. “Yo a Andalucía solo quiero volver de cañas”, asevera Paco, de 40 años. “Aquí no me falta trabajo y por ahí abajo la cosa está mucho peor que aquí”, matiza.

Paco compagina la limpieza de los edificios públicos del Ayuntamiento con la barra del restaurante de la Muela de San Juan y, diariamente, ayuda a Tiberius en el negocio. “Aunque soy ebanista, encofrador y montador de muebles, mi madre tuvo durante muchos años un restaurante en Lopera y también tengo experiencia en la hostelería”, cuenta Paco.

Un albergue municipal en obras creará más puestos de trabajo

Pero estas no son las únicas oportunidades que el Ayuntamiento de Griegos tiene en mente. Las oportunidades en el restaurante y en el ayuntamiento serán las primeras que lleven a cabo, pero ya existen planes de futuro a corto plazo.

La creación de varias pistas de esquí en la zona del Portillo de Guadalaviar y en La Muela de San Juan son algunas de las ideas en las que se encuentran trabajando. Además, un albergue municipal de 900 metros cuadrados que estará listo este año también generará otro hueco laboral que podrá ser ocupado por nuevos pobladores con hijos.

De momento, desde el consistorio aseguran estar “encantados” con la llegada de las dos nuevas familias porque “son gente muy trabajadora”.

Fuente: Herlado