En Teruel, donde Mudéjar y Modernismo se dan la mano